Meditación para Liberar el “fallo Origen” del Sistema Justicia

Personalmente, siento una inmensa felicidad y alegría en mi alma!!!

Cuantos regalos para despertar y recordar!!!

Cada una de estas herramientas, meditaciones me ayudan a recordar cómo liberarnos, como dejar de ser víctimas de esos viejos programas para por fin ser creadores plenos de nuestra felicidad y permitir a nuestra Esencia (Yo Soy) manifestarse aquí y ahora, crear el paraíso en la tierra, volver a casa fácilmente porque YA ESTAMOS EN ELLA en cuanto somos capaces de conectar con la Consciencia y Frecuencia UNO y mantenernos.

Somos muy afortunados por recibir estos regalos. Ojalá seamos conscientes de ello y los valoremos en su justa medida: son regalos que tu Yo Soy pone a tu disposición para tí, con todo su amor, dicho de otro modo, TÚ te estás haciendo estos regalos a ti mismo.

Os invito a gozar y disfrutar juntos de esta fiesta interna, por tantos regalos y dones que nos llegan. Que la magia te acompañe.


Objetivo de esta meditación:

Reconocer, aceptar y liberar el “fallo origen” de nuestro sistema interno sobre la Justicia. Liberando dentro, liberamos fuera.

Cual es este “fallo” o creencia origen:

La culpa. El sistema de Justicia que conocemos se basa en culpar y castigar. Esta información es la que vamos a liberar internamente, así como todo lo referente a Juicios Internos y Externos.

Gracias a esta meditación tomamos consciencia y activamos los Códigos Sanadores y Liberadores para EQUILIBRAR el Poder entre “dar y recibir” y que nuestra balanza interna se sitúe en su CENTRO.

Quiero recibir esta meditación

Cuando la hago:

A las 12.00 hrs (hora de tu ciudad), mejor después de haber realizado :

Primero: Meditación de la Flor de la vida nº 1 (minimo 13 dias seguidos)

Segundo: Meditación de la Flor de la vida nº 2 (mínimo 13 días seguidos)

Solicitar estas dos meditaciones (si no las tienes)

Ver video de la fuente sanadora

Más información sobre los “Encuentros Planetarios con el Código Origen”


Feliz dia. Que la magia te acompañe.