Viaje mágico a Islandia, parte 3

Excursión en barco anfibio al mayor glaciar de Europa e icebergs.

Al acceder a este lugar, el agua nos entregó un trozo de iceberg: hielo puro, transparente. A través suyo, en su interior se vislumbraban espacios, formas.

Al conectar con sus Guardianes nos desvelaron que ese lago era un portal de acceso a una Ciudad Crística, y pudimos no solo tocar un fractal a través del hielo que nos fue entregado, sino tomarlo físicamente, comerlo y sentir en nuestra boca, en nuestras células, esta información y frecuencia…¡¡¡nos comimos un fractal de la Ciudad Crística!!!

La conexión con esos Seres Estelares fue sencillamente conmovedora, mágica, única. Y estas son algunas de las fotos internas de esta espectacular Ciudad multidimensional Crística que ayuda a depurar y transmutar basura y tóxicos generados en Europa:

 

  


 


La Perla (Perlan), la nueva herramienta, geometría y Frecuencia que nos fue entregada a lo largo del viaje (fractales de perlas opalescentes arcoiris), se hizo real al visitar Reykjavic. Resulta que existía un espacio con este nombre, su propio Código y geometría.

La magia una vez más, se hizo tangible. Al estar en la sintonía y frecuencia UNO, estas evidencias se muestran fuera para confirmar.

Y luego, todo eran perlas por todas partes…


El colofón y guinda del pastel del viaje: excursión para ver cetáceos.

El barco nos llevó a un punto único en alta mar: la intersección de 3 mundos multidimensionales. Tres esferas cristalinas cada una procedente de una dimensión:

  • intraterrena (centro de la tierra)
  • intra acuática (códigos cetáceos y del agua)
  • etérica (hermanos de las estrellas)

Pudimos avistar delfines, ballenas. Pero lo interesante fue que esta excursión no tenía como objetivo que nosotros fuéramos a verles, son “ellos” quien nos llamaron para observarnos y abrir las puertas de ese espacio, esa intersección en la que estos 3 mundos, sus Seres y Consciencias Superiores estaban proyectando cada uno sus propios códigos (cetáceos, pulso de la tierra, códigos Arcturianos, Pleyadianos, etc)…todo ello como si de una pantalla virtual se tratara, se proyectaba en ese espacio donde nos encontrábamos para ser respirados e integrados.

¿Podeis imaginar el poder? Códigos con sus frecuencias de color, sonido y geometría que te contenían e irradiaban toda su información en tus células, moléculas, cuerpo mental, energético, etc.

Nosotros lo sentimos tan profundamente que nos quedamos dormidos en el barco y hasta el dia siguiente, horas y horas…un tremendo palizón energético ¿para qué?

Para descompactar nuestros dones, virtudes, poderes Origen.

Personalmente, marcó un antes y un después en mi vida. Me sentí en casa, volví a estar en ese espacio cuya frecuencia y sensaciones reconoce mi alma, mis células. Lo que ví internamente se quedó grabado en mi retina y en mi corazón.


Este viaje me ha vuelto a reconectar con esos portales que recuerdo, del otro lado.
En un lugar tan puro como Islandia y con el grupo de almas que me acompañó, es muy fácil tocar el cielo, volver a ver y sentir a tus hermanos y hermanas que en carne y hueso te acompañan, y son los que reconoces en aquellos lugares de las estrellas de donde venimos.
Profundo agradecer a cada alma que se unió en este viaje y participó en la creación de toda esta magia, belleza, alegría y paz.
GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS